enfrentamiento-indigenas-granaderos-Caltzontzin-Uruapan-4

CuartoPoder / Pedro Antonio Aguilar

El juez de Control que vinculó a proceso penal a los 13 indígenas de la comunidad de Caltzontzin, detenidos el 24 de febrero tras un enfrentamiento con policías antimotines, no valoró la violencia física y a los derechos humanos de la que fueron víctimas los detenidos.

Así lo aseguró el abogado Alejandro Paleo Zamora, integrante del equipo de defensores de los comuneros de Caltzontzin, quienes permanecen recluidos en el Centro de Readaptación Social (CERESO) “Eduardo Ruiz”, del municipio de Uruapan.

“Dentro del nuevo juicio oral violaron sus derechos, porque no en realidad fue una indebida detención, Porqué hubo exceso de violencia y las autoridades no tomaron en cuenta ningún diálogo y llegaron a rajatabla y se llevaron a quienes ahí estaban, inclusive a gente que ni siquiera era de la comunidad, que iba pasando”, explicó.

El experto defensor consideró que el juez pudo dictar una medida cautelar distinta a la prisión preventiva, toda vez que el Ministerio Público no ha presentado pruebas flagrantes que pudieran hacer presumir la responsabilidad de los 13 indígenas en los delitos de Bloqueo a las vías federales de comunicación y lesiones.

“Desgraciadamente fue tanta la presión del juez que los vinculó que lo peor del caso es de que en la medida cautelar, sabiendo que pudiera haber tenido alguna medida como el arraigo, brazalete, fianza, etcétera, simplemente los vinculó porque hubo una detonación de un petardo, sin saber quién físicamente fue”, refirió.

De esta forma, mencionó Paleo Zamora, quedó demostrado que la autoridad judicial violó en todo momento la presunción de inocencia de los indígenas, cuyas lesiones provocadas en el enfrentamiento tampoco fueron certificadas por el Ministerio Público y presentadas en el juicio.

“En este caso se violó totalmente su presunción de inocencia. ¿Qué pasó con la presunción de inocencia? ¡Se violó totalmente!”, indicó.