Por Patricia Padrón

Encabezado por Alfonso Martínez Alcázar, el Equipo por Michoacán arrebató a la cuatroté la presidencia municipal de Morelia, dejando muy atrás al candidato de Morena, Iván Pérez Negrón a quien la ciudadanía le pasó factura por haber presentado la iniciativa que derivó en que los niños con cáncer se quedaran sin tratamiento.

El efecto AMLO no les alcanzó para repetir en la capital michoacana y aún sin el PRI, el PAN y PRD se alzaron con la victoria del bastión más grande electoralmente hablando, triunfo que se consolidó este domingo con la entrega de constancia de mayoría a Martínez Alcázar.

El político adelantó que no habrá cacería de brujas a funcionarios de la administración saliente, que prácticamente se mudaría completa al Gobierno del Estado en caso de que la autoridad electoral federal valide la atípica votación registrada en los distritos de Lázaro Cárdenas y Múgica donde existe una rara diferencia de 50 mil votos.

Por lo anterior, el ex candidato a la gubernatura del Equipo por Michoacán, Carlos Herrera Tello adelantó en rueda de prensa que se agotarán los recursos legales con el objetivo de dar certeza y validez a lo que pasó en las urnas el pasado domingo 6 de junio donde presuntamente intervinieron poderes fácticos.

Habrá que esperar las resoluciones de los tribunales por una parte y, por otra, la ejecución de un plan de gobierno impecable en Morelia donde se le regrese a la población la seguridad y mejores condiciones de vida que permitan transitar al desarrollo y atracción de inversión después de 3 años que permaneció en el olvido.