salon-de-clases-alumnos-escuela-maestro

CuartoPoder / Ana María Cano

Morelia, Mich.- A más  de  un  año  del  cierre  de  las  aulas  por  la  contingencia  sanitaria  del  COVID  19, Michoacán no se encuentra en condiciones de un regreso a clases presenciales seguro tanto para alumnos y maestros.

Aún cuando la Secretaría de Educación en el Estado (SEE) ha dado el anuncio de que el próximo ciclo escolar los más de un millón 300 mil estudiantes deben regresar a clases a los más de 13 mil 500 planteles educativos, la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) dice, que el Estado debe contar con diversas condiciones para abrir las puertas de las escuelas.

Luis Arturo Solís Bravo, presidente nacional de la UNPF, dijo si que Michoacán no cuenta con las condiciones de infraestructura escolar y de salud, si no tiene todos los protocolos de salud de manera previa, y si no tienen conocimientos de éstos padres de familia y maestros, no existen las condiciones de regresar el próximo ciclo escolar.

“Así el Gobierno federal nos diga que estamos en semáforo verde, no lo estamos, y desafortunadamente se necesita todo un proyecto y un plan estructurado para el adecuado regreso a clases. Yo le pregunto a Michoacán si sus escuelas ya tienen por lo menos sanitizantes, cubre bocas, gel antibacterial, toallas sanitizantes, espacios adecuados para que los alumnos puedan regresar”.

Agregó que además los maestros deben tener un plan establecido para el contacto con sus alumnos, pues deben saber cómo manejarlo.

En rueda de prensa virtual, aclaró que se está de acuerdo con el regreso a clases de manera híbrida, ya que este proceso de reapertura debe significar una gran oportunidad para todos quienes forman parte de las comunidades educativas y Estado para reconstruir mejor y plantear estrategias en los aprendizajes y desigualdades, así como hacerlo de manera propositiva y participativa.

“Los padres de familia nos tenemos que preparar porque el proceso será en forma paulatina y no va a ser obligatorio, pero es importante que nos involucremos y de esa manera tengamos un regreso a clases libre de contagios, pero también se debe pensar que esto va a implicar un gasto adicional para las familias en compra de útiles, uniformes y por lo menos de 20 pesos por cada hijo para ir y venir a clases”.

Es importante, consideró, que el 69.8 por ciento de los padres no desean regresar a las clases presenciales porque consideran un factor de riesgo que más del 70 por ciento de la población no está vacunado.

Entonces, prosiguió, debe existir flexibilidad y acuerdo entre las partes que son padres de familia y directivos de escuela, en la forma en que se implementará el regreso a clases de manera híbrida o escalonada.

“Por ello, solicitamos a las autoridades educativas, a los padres de familia, los maestros y los mismos alumnos ser muy cuidadosos para evitar posibles brotes epidemiológicos que pongan en riesgo la salud de nuestros hijos, y reiteramos que el gobierno, es en todo momento el responsable de indicar mediante sus especialistas el momento del regreso a clases”.

Es importante revisar, prosiguió, cómo va  a  ser  el  regreso  a  clases  porque  lamentablemente  no  todas  las instituciones  de los  municipios  ni  de  los  estados  cuentan  con  instalaciones  adecuadas,  y esto puede  representar  un  riesgo  que  debemos  evitar  al  máximo.

Dijo que con el regreso a clases en la Ciudad de México, se incrementó en un ocho por ciento los contagios, razón por la cual ya algunas escuelas cerraron.

“Pedimos a las autoridades educativas; que exista información clara y precisa sobre los protocolos que se deberán cumplir en los colegios; tanto públicos como privados, debemos trabajar en conjunto para generar un regreso a clases responsable. Nuestros hijos merecen una educación con calidad y un regreso seguro”.