Adrian-Lopez-Solis

CuartoPoder / Redacción

“Que sean la política y el diálogo, los instrumentos para juntos, dar un mejor futuro a nuestro Estado y al país”, dijo el secretario de Gobierno, Adrián López Solís, al fungir como orador oficial en el Aniversario Luctuoso del activista social, Javier Ovando Hernández.

El encargado de la política interna, quien con la representación personal del gobernador, Silvano Aureoles Conejo, encabezó el acto por el 29 aniversario de la muerte de Javier Ovando y Román Gil, aseguró que la mejor forma de honrar la memoria de aquellas mujeres y hombres que ofrendaron su vida por la lucha democrática, es cerrar el paso a la violencia y al encono.

Ante funcionarios públicos, autoridades nicolaitas, familiares y amigos de Ovando Hernández, el secretario de Gobierno expresó que, rememorar un aniversario luctuoso más del hombre de causas sociales y de profundas convicciones democráticas, cuyas acciones acompañaron a cientos de miles de mujeres y hombres en el clamor por un México más justo y libertario; representa un gran honor.

De ahí su agradecimiento por la oportunidad de compartir algunas reflexiones en torno a las figuras de Ovando y Gil, así como sus causas y sus luchas, a las que consideró, contribuciones que permiten, aún con sus necesarios ajustes, gozar de un entorno más plural y democrático.

“Evocar un hecho tan lamentable, como la pérdida de la vida, resultado de un activismo o posición política, nos lleva a contrastar el México de entonces con el presente. Es el momento idóneo para reflexionar de dónde venimos y sobre el futuro deseable”, apuntó.

En un determinado momento, López Solís recordó la trayectoria, primero como activista social y luego como funcionario público de Ovando Hernández, quien al lado de Cuauhtémoc Cárdenas y junto con miles de mujeres y hombres valientes, avanzaron codo a codo por todo el país, con la única convicción de construir desde la sociedad, un México libre y plural.

Dijo también que para entender la transcendencia de los personajes que hoy se recuerdan, es necesario reconocer quienes eran y cuáles eran los principios y convicciones que los llevaron a ofrendar dedicación y trabajo en la lucha por la democratización del país.

Expresó que si bien, Ovando Hernández no fue originario de Michoacán, selló su lazo con esta entidad al decidir estudiar la licenciatura en derecho, atraído por el nicolaisismo, entendido como el compromiso con la libertad y la justicia social.

“Identidad ideológica de la cual, somos orgullosos recipiendarios todos aquellos que hemos tenido la dicha de estudiar en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo”, añadió.

A mediados de los años ochentas, Javier Ovando ya había asumido tareas de importancia dentro del ámbito electoral, contaba con la experiencia de haber coordinado las campañas al Senado y a la gubernatura del ingeniero Cárdenas, por lo anterior, se le encomendaron tareas primordiales en la campaña presidencial de 1988, entre ellas, la de coordinar y registrar la recepción de la información nacional, el día de la jornada electoral. “Tarea que como bien sabemos, no llegarían a realizar”, apuntó Adrián López.

Y siguió: “La historia y los hechos son de todos conocidos, el dos de julio de 1988, cuatro días antes de la elección, el autoritarismo y la sinrazón terminaron con la vida de dos mexicanos comprometidos con los ideales democráticos y de cambio, a favor de las mejores causas del pueblo mexicano”.

En este sentido, dijo que rememorar y valorar el legado de hombres como Ovando dejaron en la construcción de la vida democrática de éste país, no es un tema de falsas complacencias o de conformismos, sino de tener puesta la mirada en el futuro, haciendo en el presente, lo que a cada quien le corresponde y entender con el mismo ánimo y deseo de cambio, el momento político actual.

“De ese tamaño es el reto que tenemos en frente, el de promover una nueva concepción del poder público, que rompa con los esquemas heredados, los viejos vicios que corrompen y degeneran la genuina vocación por el servicio público”, puntualizó.

En este sentido, indicó que la pluralidad política es reflejo de la rica diversidad social y exige sin distingos a apostarle a los acuerdos y a los consensos, que por su naturaleza, son producto de la contrastación de las ideas, “es resultado de un ejercicio deliberativo, hacerlo sin condiciones, será siempre apostarle a la democracia y a sus instituciones”, dijo.

Concluyó al asegurar que a veintinueve años del asesinato de Francisco Javier Ovando y de Román Gil, se presenta nuevamente la posibilidad de transitar por derroteros de mayor bienestar político y social y como como autoridades democráticamente electas, se obliga a entender que la necesidad social y política, va más allá de los proyectos personales, en la búsqueda del más alto beneficio social.

“Hoy más que nunca estamos obligados a escuchar la inconformidad que manifiestan diversas organizaciones sociales y políticas que buscan espacios de participación, como Gobierno, estamos obligados a buscar una verdadera alianza con los ciudadanos, alianza que nos lleve juntos a resolver los problemas de la gente. Es nuestra responsabilidad recuperar y engrandecer a la política que mediante el diálogo, la comunicación, la razón y la tolerancia, nos permita enfrentar el disenso y la confrontación”, finalizó.

Francisco Javier Ovando Hernández nació en Mexicali, Baja California un 5 de diciembre 1947, estudio el bachillerato y la Licenciatura en Derecho en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, al conocer al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano se incorporó a su equipo de trabajo y colaboró en sus campañas electorales al Senado y a la gubernatura del Estado.

Como servidor público ocupó diversos cargos en el Fideicomiso para el Desarrollo Urbano de la Cuidad Lázaro Cárdenas (Fidelac), en la Subsecretaría Forestal y de la Fauna, en la Procuraduría General de Justicia, de la cual fue su titular, así como en el Sistema Michoacano de Radio y Televisión como director.

En el ámbito político ocupó la presidencia estatal del Partido Revolucionario Institucional, una diputación federal y la coordinación de la bancada michoacana en esa misma legislatura.

A este evento llevado a cabo en el patio central de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo acudieron también: el rector nicolaita, Medardo Serna González, el director de la institución anfitriona, Héctor Chávez Gutiérrez, el subsecretario de Gobernación, Armando Hurtado Arévalo, así como la familia de Javier Ovando: su viuda Estela Carrillo Gallegos y sus hijos, Xavier Caheri, Gerardo Cutzandi y Cuatutli Ucambeti.