Marco Antonio Duarte Aguilar

Morelia, Mich.-La Procuraduría General de Justicia de Michoacán descartó que existan elementos que hagan presumir que agentes de la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR), hubieran entregado a los cinco policías municipales de Aquila al cártel de Los Caballeros Templarios.

La fiscalía estatal informó que los cinco agentes, quienes fueron plagiados la madrugada del domingo y liberados 72 horas después, no estaban dados de alta como policías en el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), aunque para el alcalde José Luis Arteaga Olivares cumplían esa función.

La PGJ precisó que las declaraciones ministeriales del edil, miembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD) –el mismo del gobernador Silvano Aureoles Conejo-, así como de Germán Ramírez Sánchez “El Toro”, ex líder autodefensa y director de la Policía Municipal, permiten descartar la participación de agentes de la Marina en el plagio.

Sin embargo, estas comparecencias y otros testimonios recabados han permitido establecer que el secuestro fue perpetrado por un comando armado del cártel de Los Caballeros Templarios, el cual utilizó uniformes apócrifos y camionetas clonadas de la SEMAR.

Los policías municipales fueron “levantados” a las 03:00 horas del domingo por presuntos sicarios que los sorprendieron en un puesto de revisión de la comunidad indígena de Tizupan -ubicado sobre la carretera costera que une los estados de Michoacán y Colima-.

El alcalde Arteaga Olivares denunció los hechos ante la PGJ, donde acusó como responsables del plagio a los presuntos “templarios” Jesús Cruz Virrueta “Chuy Playas”, Fernando Cruz Mendoza “El Tena” y José María Cruz “El Tunco”.

Los narcotraficantes habían exigido como condición para liberar a los uniformados, en tres llamadas telefónicas, retirar el retén policial de Tizupan y la entrega de 21 rifles de asalto. Los secuestrados fueron liberados la madrugada del miércoles.