CuartoPoder / Pedro Antonio Aguilar

Indígenas de distintas comunidades e integrantes de diversas organizaciones sociales han iniciado al menos cuatro bloqueos carreteros y uno ferroviario en diversos puntos de Michoacán, para exigir justicia por la irrupción policial en el poblado de Arantepacua, donde murieron cuatro purépechas.

Los manifestantes han logrado su objetivo pese al despliegue de al menos 310 agentes antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quienes amagan con disolver las protestas con gas lacrimógeno y balas de goma.

El bloqueo ferroviario se registra en el acceso a la comunidad uruapense de Caltzontzin, donde un grupo de indígenas y profesores se han apostado a 30 metros de un grupo de granaderos.

De igual forma, los indígenas y docentes, éstos últimos afines a la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), realizan bloqueos sobre la carretera Quiroga-Zacapu.

Un bloqueo se registra en uno de los accesos del municipio de Quiroga, otro a la altura de la comunidad de Santa Fe de la Laguna, y uno más a 12 kilómetros de Zacapu. El cuarto bloqueo ocurre en el municipio de La Piedad, a la altura del crucero que comunica con las carreteras libre a Morelia y a Guadalajara.

Los inconformes exigen la liberación de 9 indígenas de Arantepacua -acusados de herir de bala a siete granaderos en la intervención policial de hace 8 días-, además de la libertad de 13 comuneros de Caltzontzin, detenidos el 24 de febrero por bloquear el boulevard Industrial de Uruapan donde protestaban por el despojo de tierras de cultivo de la comunidad.