CuartoPoder / Pedro Antonio Aguilar

El gobierno de Silvano Aureoles Conejo desplegó este miércoles un total de 310 policías antimotines, para intentar evitar que comunidades indígenas y organizaciones sociales realicen seis bloqueos carreteros en apoyo al poblado de Arantepacua.

El operativo es coordinado por el subsecretario de Seguridad Pública, Carlos Gómez Arrieta, a ocho días de una intervención policial en Arantepacua, municipio de Nahuatzen, donde cuatro indígenas fueron asesinados a balazos y siete policías resultaron heridos de bala.

Una tarjeta informativa de la Subsecretaría de Seguridad Pública estatal, filtrada nuevamente de forma selectiva a diversos medios de comunicación para buscar un “manejo mediático” a favor del Ejecutivo michoacano, revela que el gobierno está dispuesto a evitar los bloqueos pese a que la tensión pudiera derivar en fatales enfrentamientos.

Gómez Arrieta, quien desde el inicio de la administración estatal ha reconocido su interés de convertirse en secretario de Seguridad Pública, desplegó 60 policías en el poblado de San Juan Tumbio, en el municipio de Pátzcuaro, así como otros dos grupos de 60 en las comunidades de Angahuan y Caltzontzin,  en Uruapan.

En el acceso al municipio de Purépero permanecen 30 granaderos, otras tres decenas en la comunidad de Chupícuaro, en Quiroga, así como 70 en la autopista Zitácuaro-Toluca.