CuartoPoder / Redacción

Morelia, Mich.- Investigadora y dos estudiantes del Instituto Tecnológico de Morelia (ITM), “José María Morelos y Pavón”, realizan un proyecto de investigación para elaborar una pulsera que coadyuve a las personas diabéticas a medir su nivel de glucosa en sangre, sin necesidad de pincharse los dedos.

La doctora en Ciencias de la Ingeniería en Mecatrónica, Adriana del Carmen Téllez Anguiano, encabeza dicho proyecto y asesora a Luis Alfredo Castro Pimentel, Estudiante de Doctorado en Ciencias de la Ingeniería y a Óscar Iván Coronado Reyes, estudiante de la Maestría en Ciencias en Ingeniería Electrónica, quienes pretenden titularse con dicho desarrollo tecnológico.

En la actualidad uno de los problemas de salud más importantes que se tienen en México es la diabetes; padecimiento que ha aumentado debido al incremento de personas con obesidad y para tener un control adecuado se requiere que el paciente realice mediciones continuas.

El Glucómetro por detección de glucosa oxidasa, es el medidor con mayor fiabilidad y presencia hasta el momento, sin embargo, es invasivo ya que requiere hacer una punción para obtener la medición y en el caso de niños suele ser más difícil y dolorosa; aunado a que existen persona que requieren hasta 7 mediciones diarias lo que representa lastimarse los dedos y mayor riesgo de contraer infecciones.

Por lo anterior, con este desarrollo e innovador proyecto tecnológico denominado: “Medidor no invasivo de Glucosa”, pretenden apoyar a este sector de la población para que tengan mayor regulación de su nivel de azúcar en sangre sin necesidad de lastimarse los dedos.

“El propósito de nuestro proyecto es hacer un medidor que no sea invasivo, sino que a través de luz infrarroja incidiendo directamente sobre la piel se pueda hacer una estimación de la concentración de glucosa, de tal manera que sea más amigable para el usuario”.

Por medio de la pulsera, el paciente pueden traerla en su brazo las 24 horas del día como si fuera un accesorio más, a través del cual, tendrán un monitoreo permanente que emitirá una alerta cuando haya descompensación del nivel de glucosa; además, tendrá la posibilidad de guardar la información y compartirla de manera digital con el médico especialista.

La investigadora precisó que el método que utilizan es Espectroscopia del Infrarrojo Cercano que consiste en medición por medio de longitudes de onda, como sucede con los dedales que utilizan los hospitales para medir pulso, frecuencia cardiaca y nivel de oxígeno.

“A nivel mundial se trabaja con este tipo de tecnología pero no hay ningún dispositivo comercial que lo haga; estamos a la par de otras investigaciones a nivel internacional que están trabajando con el mismo método que es Espectroscopía del Infrarrojo Cercano”.

Por su parte, el estudiante de doctorado manifestó: “Lo que nosotros buscamos es que con luz infrarroja estamos revisando la molécula de la glucosa de esa manera podemos ver las fluctuaciones de glucosa”.

“Actualmente tenemos un sistema piloto de medición que funciona bien, para un rango restringido de usuarios, si consideramos usuarios con otras características la precisión en la medición requiere mejorarse, por ello, lo que buscamos es modelar y compensar los factores que lo afectan”.

El sistema piloto se desarrolló a lo largo de 3 años con la colaboración de los estudiantes, Osmar Manuel Guerra Alvarado, Kevin Raúl Hernández Franco y Cuauhtémoc Molina Aguilar, de licenciatura y maestría.

Se prevé -de acuerdo al avance en el análisis de los diferentes factores-, se prevé que en un lapso de tres años esté concluida la pulsera para su uso y con ello, buscar su registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial y comercializar el producto.