Hipolito-Mora
Foto: AFP
Print Friendly, PDF & Email

CuartoPoder / Marco Antonio Duarte

Morelia, Mich.-Los grupos de autodefensa en Michoacán son los “dedos chiquitos”, manos o brazos de cárteles del narcotráfico, afirmó el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla.

Lo anterior, al ser cuestionado sobre el presunto ataque a balazos del que el sábado pasado fue víctima Hipólito Mora Chávez, fundador de los Grupos de Autodefensa en Michoacán, en el que dos supuestos sicarios fueron abatidos por escoltas del líder autodefensa.

“Yo ya les dije: los grupos de autodefensa eran y son ‘dedos chiquitos’, manos o brazos de algunas bandas de delincuentes, así de claro. Entonces, en este caso, se está investigando por como aconteció”, señaló.

Ramírez Bedolla pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE), una investigación profesional, al asegurar que no estaban armados los dos supuestos sicarios que fueron abatidos por escoltas de Hipólito Mora, en el supuesto ataque perpetrado contra el líder comunitario en su huerta de limón, en el poblado de La Ruana, del municipio de Buenavista Tomatlán.

“La Fiscalía está investigando, porque resulta que estas dos personas –los sicarios abatidos- no estaban amadas, o sea, las personas contra las que reconoce Hipólito que dispararon, pues no estaban armadas. Desde que ocurrió, a mí me sonaba raro el asunto, y de las primeras imágenes que nos llegaron, estas dos personas que fueron asesinadas no portaban arma”, sentenció el mandatario.