CuartoPoder / Pedro Antonio Aguilar

Agentes de las policías Michoacán –estatal preventiva- y Ministerial agredieron físicamente a dos reporteros que el pasado jueves cubrieron el enfrentamiento a balazos entre policías y sicarios, en la comunidad de La Jabonera, en el municipio de Tlazazalca.

Pese al amedrentamiento y violencia que sufrieron los comunicadores Jaime Valencia y Cruz González, reporteros de los diarios Abc de Michoacán y El Sol de Zamora respectivamente, el gobierno de Michoacán no ha iniciado una investigación contra los elementos, dejando en la impunidad este ataque a la libertad de expresión.

La videograbación muestra cómo al menos una decena de policías que portan rifles de asalto rodean a Jaime Valencia, a quien amedrentan en el interior del rancho donde se registró el choque armado, pese a que segundos antes los propios agentes permitieron el ingreso del comunicador.

El reconocido periodista del valle de Zamora nunca violó el área delimitada como “escena del crimen” y amablemente se identificó debidamente ante los uniformados, quienes a empujones y patadas lo sacaron del lugar, no sin antes despojarlo de su cámara fotográfica y un teléfono celular que destruyeron.

Testigos de la agresión afirmaron que el comunicador tampoco obstaculizó el trabajo de las autoridades ni borró evidencias en el lugar, como quizá las autoridades tratarán de justificar este lamentable hecho.

En tanto, Cruz González, quien permaneció a las afueras del rancho levantando imágenes para su labor informativa, también fue agredido por los policías, quienes han sido protegidos por el gobierno del Estado.

José Martín Godoy Castro y Juan Bernardo Corona Martínez, procurador de Justicia del Estado y secretario de Seguridad Pública de Michoacán, no se han pronunciado por estos hechos, por lo que se espera la intervención de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH).