CuartoPoder / Verónica Torres Medrano

Morelia, Mich.- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, acudió este martes a Palacio Nacional con un expediente de presuntas “pruebas de la narcoelección” en el estado, sin embargo, fue ignorado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aureoles Conejo solicitó la audiencia con López Obrador para presentarle las evidencias de la “narcoelección”, por lo que se retiró tras permanecer por cuatro horas en el acceso del inmueble presidencial.

Dijo que la intensión era entregar las pruebas sobre “la vinculación de Morena con el crimen organizado y su intervención en la elección en Michoacán”.

De acuerdo a los posteos que hizo en redes sociales (Twitter y Facebook), Silvano Aureoles enfatizó que se trata de un tema “delicado y peligroso para la nación”.

El mandatario estatal especificó que es necesaria una intervención puntual por parte del Gobierno de México.

“El presidente @lopezobrador_ me pidió pruebas sobre vinculación de Morena con el crimen organizado y su intervención en la elección. Hoy le solicito audiencia para mostrarle toda la información que tengo personalmente ya que es un tema muy delicado y peligroso para la nación. Presidente, su partido se convirtió en el instrumento del narco y estoy seguro que usted, como jefe del estado mexicano, comparte mi preocupación. Todos sabemos que compartir esta información abiertamente pondría en riesgo la vida de las personas y eso es algo que usted no permitiría en ninguna circunstancia. Sé que él presidente es un humanista y entiende lo que digo”, aseguró Aureoles Conejo.