CuartoPoder / Pedro Antonio Aguilar

Morelia, Mich.-Los 12 hombres que aparecieron asesinados este sábado en Huetamo, serían presuntos sicarios de una de las células de Alejandro Carranza Ramírez “Chito Cano”, lugarteniente del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en los límites de Michoacán, Guerrero y Estado de México.

Lo anterior, de acuerdo a una de las líneas de investigación que sigue la Fiscalía General del Estado (FGE), en la que se destaca el hallazgo de un narcomensaje en el que el cártel de La Nueva Familia Michoacana (LNFM) se atribuye el múltiple crimen y amenaza a el “Chito Cano”.

Los 12 cuerpos fueron abandonados en una camioneta Nissan, tipo NP-300, con reporte de robo, en el poblado de El Terrero Prieto, en los límites de Huetamo y San Lucas.

El “Chito Cano” es identificado por autoridades federales como un lugarteniente del CJNG, que opera en la zona limítrofe del Estado de México, Michoacán y Guerrero, en una cruenta lucha con LNFM, ésta última organización que opera con su brazo armado de Los Viagras.

En los primeros días de este mes de mayo, un comando de presuntos sicarios difundió un video en el que se ostentaba como brazo armado de “El Señor del Valle”, en referencia a Chito Cano.

Apenas el 14 de febrero pasado, ocho hombres fueron torturados y asesinados a balazos en el interior del rancho Los García, en el municipio de Huetamo, colindante con San Lucas, finca donde se encontraron armas y vestimentas con las siglas del CJNG.

Entre las ocho víctimas, autoridades identificaron a dos jóvenes de origen guatemalteco que habrían ingresado de forma ilegal a México, donde fueron reclutados por el crimen organizado.

En lo que va del 2020, autoridades de Michoacán han descubierto al menos una decena de “narcocampamentos” en montañas de los municipios de San Lucas, Huetamo, Carácuaro y Nocupétaro, los cuales conforman la región de Tierra Caliente colindante con los estados de México y Guerrero.