Por Abundio Molinero

Morelia Michoacán a 22 de junio de 2018.-  La inconsciencia de los directivos o quienes toman las decisiones al interior del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha rebasado los límites cuando en lugar de simplificar los trámites que los derechohabientes enfermos tienen que hacer para que les puedan aplicar algún medicamento que los ayude a tener una mejor calidad de vida, les ponen mas trabas con el fin de inhibir que acudan a recibirlo.

Y es que de por si los trámites son tremendos y engorrosos cuando algún paciente con enfermedad crónica busca por primera vez que le apliquen cierto medicamento para aligerar su enfermedad, la situación se agrava cuando el enfermo lleva años aplicándose la medicina y le ponen las mismas trabas como si apenas iniciara su tratamiento lo que habla de una inconsciencia tal, que pareciera lo único que se busca en el IMSS, es que en paciente deteriore más su salud hasta que ya no pueda acudir a la institución.

Uno de los derechohabientes que tiene desde hace más de tres años recibiendo un medicamento que le ha ayudado para mejora su salud que se encontraba muy deteriorada, tenía cita el pasado miércoles en la clínica 80 después de nueve meses que tuvo la anterior para que le aplicaran el biológico pero se encontró con la novedad de que la reumatóloga no estaba dando consultas, por lo que fue a preguntar lo que sucedía.

Ya en el módulo, le informaron que la especialista no estaría atendiendo “hasta finales del mes de julio” y que tenía que acudir a la jefatura de medicina interna a que le resolvieran su situación y buscara la autorización que necesita para que le aplicaran su medicina de cada nueve meses.

La sorpresa fue grande cuando en la jefatura le indicaron que la doctora no estaría en el consultorio hasta el año que entra pero además, “que el paciente tenía que hacer de nuevo los trámites como si fuera a recibir el medicamento por primera vez” argumentando que necesitaban llevar un mejor control del medicamento, es decir, que le mandarían a hacer una gran cantidad de estudios incluso, “unos estudios que el mismo paciente deberá hacerse en un consultorio particular y pagarlos con su dinero”, cuando desde hace casi 30 años está cotizando al IMSS y luego de más de tres años en que le han aplicado el medicamento mismo que le ha permitido mejorar sustancialmente su salud.

Ante la necesidad de que le sea aplicada su medicina antes de que su salud comience a deteriorarse nuevamente y con la impotencia de no solo seguir perdiendo tiempo sino que tener que pagar estudios que en el instituto deberían hacerlos, el señor molesto señaló que si acude a los consultorios del IMSS a que le apliquen su medicamento, es por que lo necesita y no por gusto, además de que no es sencillo perder tiempo y ahora hasta dinero por la inconsciencia de quienes toman las decisiones en el seguro social que en lugar de facilitar las cosas, las siguen haciendo cada día, más complicadas.