Por Patricia Padrón

En una sociedad donde la familia y los más vulnerables son una prioridad, es prácticamente imposible que el candidato morenista Iván Pérez Negrón logré gobernar Morelia.

Porque esta ciudad fuerte y pujante puede tolerar mucho, y muchas cosas, pero que el diputado federal con licencia haya sido el conducto para que Morena destruyera el Fondo de Gastos Catastróficos, –como otros 108 fideicomisos para el uso de esos recursos en sus programas de asistencia electorera– que por años sostuvo el tratamiento contra el cáncer infantil, es algo que no le van a perdonar.

De acuerdo al portal de la Cámara de Diputados, –que se puede consultar en el siguiente enlace https://bit.ly/2SZ304Y — a la letra dice:

“La Cámara de Diputados aprobó el 27 de octubre el dictamen con proyecto de reforma a la Ley General de Salud para que del Fondo de Salud se dispongan 33 mil millones de pesos (antes de Gastos Catastróficos), a las reservas de la Tesorería de la Federación para destinar los recursos “a fortalecer acciones en materia de salud”.

En el artículo se presenta una síntesis tanto de la iniciativa del diputado Iván Arturo Pérez Negrón como del dictamen de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, así como algunos de los argumentos a favor y en contra de la propuesta de reforma durante el debate parlamentario y se hacen algunos comentarios a manera de conclusión.”

Porque dejar sin la seguridad y estabilidad de los medicamentos a los niños en esta situación de vulnerabilidad, ha sido una constante desde la llegada de Morena al Gobierno Federal, generando manifestaciones no solo en redes sociales sino en varias entidades, incluida la Ciudad de México, donde los padres y sus pequeños claman por una oportunidad para sobrevivir.

Y es que, tal vez, sino tenemos un caso de cáncer infantil en casa veamos el “problema” lejos, pero que sentiremos si votamos por Morena y al poco tiempo nuestro hijo, nieto o sobrino fuera diagnosticado con este mal y muriera por no haber medicamentos, pero sobretodo, por haber votado por el cáncer más letal para el país llamado Morena.