CuartoPoder / Emanuel Matta

Pánico y zozobra en estudiantes de secundaria y universitarios provocó la mañana de este lunes la explosión controlada de roca andesita de alta resistencia, en el Túnel II del Ramal Camelinas, que conectará la parte superior de Santa María con la zona urbana de Morelia.

Vecinos de la colonia Ocolusen, así como de otras zonas habitaciones donde desembocará el Túnel, informaron que la explosión provocó un temblor que fue confundido con un sismo de gran intensidad, por lo que alumnos de la escuela secundaria número 77 y de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) fueron desalojados.

Los inconformes advirtieron que las autoridades estatales nunca notificaron sobre la explosión a los habitantes de la zona, lo que provocó que existieran casos de psicosis colectiva.

En tanto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) confirmó el uso de dinamita en la excavación, cuya explosión fue supervisada por personal de la empresa Proacon, SCT, SEDENA, Gobierno del Estado, Ayuntamiento de Morelia, Protección Civil y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

El procedimiento, según la SCT, contó con todos los permisos correspondientes y con el monitoreo permanente de la zona de influencia de los trabajos, mediante la instalación de sismógrafos para la medición de los niveles de vibración generados en la zona y las mediciones de los inclinómetros colocados en el “Portal Morelia” del Túnel II.