CuartoPoder / Pedro Antonio Aguilar

Pedro Cruz Morales, agente de la Policía Michoacán que fue herido de bala en la intervención policial en Arantepacua, murió este domingo tras 18 días de agonía, confirmó Juan Bernardo Corona Martínez, secretario de Seguridad Pública.

El uniformado se encontraba recibiendo atención médica en el Hospital Regional número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el municipio de Charo.

El gobierno de Michoacán precisó que Cruz Morales recibió un impacto de bala, de un rifle de asalto, en el abdomen, lo que provocó que fuera intervenido quirúrgicamente.

“No hay palabras suficientes para expresar nuestro sentimiento tras la lamentable noticia del fallecimiento de Pedro Cruz Morales, un gran compañero y hombre ejemplar dentro de la Policía Michoacán. Todo nuestro apoyo está con tu familia; gracias por servir con vocación y amor a nuestro Estado”, lamentó Corona Martínez.

Cruz Morales era uno de los siete policías que resultaron heridos de bala el cinco de abril, luego que el propio Corona Martínez ordenó a 400 policías intervenir el poblado indígena, ubicado en el municipio de Nahuatzen, para recuperar una veintena de vehículos que mantenían retenidos los comuneros.

El gobierno del estado acusó inicialmente a los indígenas de disparar armas de fuego contra los uniformados, pero después culpó al narcotraficante Benito Morales Jiménez, miembro del cártel de Los Viagras.

En la intervención policial, cuatro indígenas fueron asesinados a balazos, entre ellos, un menor de edad que recibió un impacto en la cabeza.