CuartoPoder / Verónica Torres Medrano

Morelia, Mich.-En un hecho inaudito y ante el abandono de los gobiernos Federal y Estatal, mas de 200 familias pudieron regresar a sus comunidades en la sierra de Coalcomán y Tepalcatepec, luego que la organización criminal del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) “permitió” el regreso de los desplazados por la ola de violencia que desde hace meses se registra en la región, por enfrentamientos de sicarios de ese grupo delictivo y del Cártel de Tepalcatepec.

El hecho ya es calificado como digno de un guión de película de ficción, toda vez que en la “tierra de nadie” no hay operaciones  del Gobierno de México, ni el de Michoacán, pero sí una fuerte presencia de sicarios al servicio del crimen organizado.

Pese a que la carretera Tepalcatepec-Coalcomán sigue incomunicada, al menos 200 familias lograron retornar desde el pasado viernes a sus hogares, según informó el párroco de Coalcomán, Jorge Luis Martínez.

“Yo pienso que en han retornado al 90 por ciento de las familias (…), 20 o 30 familias están en la espera de regresar”, mencionó el presbítero.

Maruata, Matuatilla, El Salitre, El Puerto de las Cruces, El Aguacate, Las Parotas, Los Laureles y Ticuilucan son las comunidades que hoy la población puede retornar a sus casas, no así en La Aguacatera y La Limonera, especificó, que son las únicas que “no tienen permiso de entrar por parte del Cártel”.

Destrozo de casas, pérdidas de sembradíos agrícolas y de sus animales, fue lo que muchas personas encontraron al retornar a sus hogares, reveló el sacerdote católico

Con esto, dejó en claro que no hay un cese del fuego, toda vez que indicó que en los límites de Coalcomán y Tepalcatepec sigue en guerra por parte de los grupos delincuenciales en busca de apoderarse del territorio, “por lo que existe tensión y no se permite transitar mucho, menos habitar”, puntualizó el párroco.

Comentó que en la comunidad de Los Laureles, se ofreció “la misa de inicio de una nueva etapa”, donde se pidió a la población estar unidos y no dejarse llevar por el crimen organizado. También, comentó, se les dio oportunidad a los pobladores a que se expresaran por lo vivido al salir del municipio, huyendo de la guerra.