Por Helena Cintora / CEO de Methodos Consultoría

Morelia, Mch.-Sea cual sea su aspiración, la mayoría de los políticos no han sido conscientes de la importancia que reviste el adecuado manejo de su aspecto para lograr la simpatía o antipatía de sus votantes. El menosprecio por su imagen física, o el abuso de ésta buscando posicionamiento, son constantes en quienes vemos promocionándose por todo el estado en espectaculares y en redes sociales.

La construcción y manejo de la percepción hoy más que nunca reviste especial importancia ante el auge de las redes sociales, donde la fotografía es esencial para comunicar aún más que el texto y, ante los pocos eventos públicos en los que pueden presentarse debido a la contingencia que vivimos. La moda en la política es un arma que debería explotarse a favor, no en contra y un área a la que debe dársele la misma importancia que al resto de su estrategia. La necesidad de un buen asesor en imagen es más que urgente para muchos aspirantes.

La psicología de la moda es importante cuando se trata de un personaje público y de su familia, ya que muchas veces se ignoran los lineamientos y protocolos que deben cumplirse. Muchos políticos, son felices mostrando los logotipos de las marcas que visten, ya sea en la hebilla del cinturón, en la bolsa, la camisa, en el chaleco y donde puedan para demostrar su gusto por la ropa cara o su poder adquisitivo; situación que ocurre totalmente a la inversa, el hacerlo, demuestran una total falta de gusto en el vestido con sentido social. Hemos visto políticos, llevar apoyos a comunidades con evidentes carencias, pero visten prendas que bien podrían costear un mes de alimentos para una familia de las que pretenden ayudar.

El mensaje visual que envían con su vestuario y accesorios repercute directamente en su conducta, actitud y percepción, es un aspecto tan descuidado e importante, que tan solo en el 2019, 22 secretarías federales, según la cuenta pública, gastaron más de 2 mil millones de pesos en vestuario.  Analicemos algunos personajes políticos actuales:

Carlos Herrera, se muestra generalmente con pantalón de vestir y camisa arremangada, opta por colores claros en la parte superior que suele combinar con jeans; en eventos solemnes utiliza traje completo, en general sabe transmitir el mensaje correcto con su vestuario, sin embargo, sus esfuerzos se ven mermados al contradecir todo lo anterior cuando utiliza accesorios de hilo demasiado juveniles, el uso en la hebilla del cinturón y el cubrebocas con un logotipo incongruente en el que utiliza sus iniciales, el evidente uso del fitting incorrecto que resta mucha seriedad. Personalizar cada prenda demuestra su urgencia por posicionarse de una forma nada sutil, en general, intenta combinar el streetwear con un estilo clásico de manera errónea.

Valentín Rodríguez, viste un estilo casual adecuado a la imagen que pretende comunicar, usa sombreros, se muestra accesible y cercano, sin embargo debe mejorar la combinación de los tonos, opta por el confort de las prendas, pero debe poner mayor atención en la pulcritud de su aspecto, podría cambiar el corte de pantalón que utiliza de un loose fit por boot cut o recto, esto le daría la misma comodidad que busca, pero en general mejoraría su proyección, ya que no sólo debe hablar con los ciudadanos, también deberá estar presente en otro tipo de mesas donde utilizar trajes con los tonos correctos generará el mensaje que requiere para mostrar autoridad y confiabilidad.

Selene Vázquez, una mujer que opta por un tipo de maquillaje sobrio por lo general nude, lo cual es totalmente atinado, usa un fitting en las prendas que en nada le ayudan, tanto en los top corte t-shirt y manga tres cuartos, lo cual acorta su figura, misma situación en los pantalones, los accesorios grandes le van bien pero al combinarlos de manera incorrecta los hace ver low cost; el vestir estampados en la parte superior es un grave error, debería optar por blusas sueltas y lisas, con un poco de escote. Rara ocasión se muestra en vestido o falda, prefiere el pantalón negro, debe cambiarlo al igual que el calzado, son mucho mejor unos kitten heels a los flats que muestra la mayor parte del tiempo.

Muchos visten el color del partido que representan, esto nada tiene que ver con el buen estilo, lo que ellos o sus asesores deben cuestionarse es si el poder de la moda lo usan a su favor o están jugando en contra ellos mismos. Deben conocer aspectos básicos como el que las telas oscuras y delgadas transmiten autoridad, mientras que las gruesas y sueltas generan confianza.