CuartoPoder / Ana María Cano

Morelia, Mich.-Hoy se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, y Michoacán lo hace ocupando el cuarto lugar nacional en menores de 14 años que realizan alguna actividad laboral.

Niñas y niños trabajan en condiciones no permitidas, con extensas jornadas de trabajos, algunos son peligrosos, sin remuneración que vulneran sus derechos a la educación con la deserción escolar.

El DIF Estatal, en lo que va de este año, ha atendido a mil 406 niños, niñas y adolescentes en situación de trabajo y riesgo que oscilan ente los 3 y 14 años de edad. El año pasado, atendió a más de 4 mil menores en la misma situación.

María del Rosario Cruz García, directora del DIF Estatal, dijo que no son números pequeños los que se tienen respecto a la explotación infantil laboral.

Explicó que hay niños que tienen padres y son explotados laboralmente, y otros que están en situación de calle y trabajan para sostenerse.

El trabajo infantil, señaló, es un problema y situación social que viene de hace muchos años, pero es un tema que se trata de resolver con acciones para poder erradicarlo y prevenirlo.

“En Michoacán no lo hubiera, pero hay factores que incluso salen de nuestras manos que tienen que ver con migración, pobreza, la migración infantil no acompañada. Estas son circunstancias ajenas a las políticas de las instituciones”.

Esas circunstancias, dijo, complican la atención y erradicación del trabajo infantil. En el Sistema DIF en coordinación con otras instituciones realizan acciones para prevenirlo y sensibilizar a la gente de que no es normal, ni legal, la contratación de menores de 14 años.

Informó tienen una campaña permanente de prevención y sensibilización, donde se coordinan con los DIF municipales y con otras instituciones para proporcionar información de que el trabajo infantil es un problema, que no lo vean como una práctica común.

También tienen un programa de Becas para motivar e incentivar a los menores a no dejar los centros escolares para irse a trabajar.

Sobre todo, dijo, hacen un llamado a la gente empleadora, porque si no hubiera demanda de mano de obra, no se tuviera este problema.

Buscan concientizar a los que emplean la mano de obra de niños, que es barata, de que están cometiendo un delito grave ilegal que es la explotación infantil.

Los lugares con mas demanda donde se encuentran trabajando los menores son el campo como recolectores agrícolas, las minas y empresas como hoteles, tiendas de autoservicio y restaurantes.

“Sobre todo en el campo, ahí se nos va de las manos, porque a veces la coordinación es un poco complicada y nos aventamos la responsabilidad unos a otros. En el tema de los jornaleros agrícolas, hemos tratado de acérqueles algunos servicios a los padres de familia para que no lleven al campo a sus hijos”.

Mencionó que las guarderías y Centros de Atención para la Protección de los Niños, son espacios donde las madres jornaleras pueden con toda la confianza dejar a sus hijos ya que se les da atención, desayunos e incluso apoyo psicológico.

En este tema de los niños jornaleros, prosiguió, es complicado tener una estadística de niños que están trabajando en el campo, pues hay toda una empresa de gente que se dedica a traer campesinos de campo en campo en diferentes municipios y estados.

La encargada del DIF, dijo, que a pesar de la pandemia que desde hace más de un año prevalece, no se han disparado los números en trabajo infantil.

“No hemos tenido ese comportamiento de crecimiento en niños que trabajan, en este asunto de la pandemia. Los factores que siguen influyendo son los de educación, economía; son infantes de muy bajos recursos económicos y con falta de formación, de familias separadas”.

Cruz García prosiguió al decir que hay algunas costumbres que no deberían ser consideradas como trabajo infantil, ya que algunas prácticas que se consideran benéficas para los niños las niñas como parte de su formación el apoyar con algunas actividades en la casa sin abandonar la escuela.

“Como por ejemplo los trabajos de verano que les permita a ellos aprender a tener disciplina, administrar sus finanzas; son acciones formativas y que en ningún momento se les puede considerar como trabajo infantil o explotación”.

Para quienes tienen más de 17 años, se considera legal trabajen, siempre y cuando sigan estudiando y tengan las condiciones de un soporte familiar.

Exhortó a la denuncia para poder identificar a quienes son explotados con trabajo infantil.

“ Por medio de los DIF municipales son quienes hacen supervisiones y están al pendiente de estos casos, y cuando hay casos donde debe intervenir la Procuraduría, ahí también intervenimos nosotros”.