CuartoPoder / Verónica Torres Medrano

Morelia, Mich.-El Partido del Trabajo (PT) no le tiene miedo a que sus aspirantes a diversos cargos de elección popular sean medidos, a lo que sí le tiene “pavor” es la metodología que está implementando Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), toda vez que se desconoce la misma.

La representante ante el Instituto Electoral de Michoacán (IEM), Carmen Marcela Casillas Carrillo dejó en claro que el petismo michoacano no permitirá ni aceptará que Raúl Morón Orozco sea el candidato de facto a la gubernatura de la entidad, por lo que enfatizó que la propuesta sobre la mesa que los aspirantes de cada institución política hagan encuestas externas y los resultados se crucen para conocer a quien debe designarse, más no imposición de un partido.

“El PT jamás va a aceptar a Morón de facto; tenemos que sacar adelante el proceso de medirlos y quien resulte de los dos (Raúl Morón Orozco o Reginaldo Sandoval Flores) será arropado por la coalición”, dijo.

Y es que Casillas Carrillo enfatizó que por parte de Morena se está anteponiendo su ambición personal sobre el proyecto de nación, de la Cuarta Transformación y la ideología de obradorismo.

“Les he llamado al respeto, al diálogo, porque el PT no es que esté desesperado de irse con Morena, el PT trae de verdad un proyecto fortalecido desde hace muchos años (…), el problema es que estamos sosteniendo el convenio de coalición a pesar de tanto agravio de militantes, dirigentes, corrientes y del propio candidato”, dijo.

En ese tenor, indicó que el coordinador estatal para la Defensa de la Cuarta Transformación en Michoacán, Raúl Morón Orozco, ha desdeñado los votos que pueda generar el Partido del Trabajo para que lo lleve a la gubernatura.

“No lo digo yo, lo dicen los números que están registrados ante la autoridad electoral de lo que ha aportado el PT (…), son casi 200 mil votos”, agregó.