CuartoPoder / Antonio García García

Juan Bernardo Corona Martínez, secretario de Seguridad Pública de Michoacán, reveló que en varios de los penales de Michoacán aún prevalece el autogobierno y el tráfico de drogas.

El también diputado local con licencia afirmó que el gobierno estatal podría intervenir en cualquier momento en alguno de los reclusorios, luego de que el pasado domingo fue cerrado tras 59 años de operación el Centro de Readaptación Social (CERESO) “Francisco J. Múgica”, en Morelia.

Agregó que este penal, popularmente denominado como “La Peni”, no ofrecía condiciones de seguridad ni garantizaba los derechos humanos de los 334 internos con los que contaba, quienes fueron reubicados en una “cuerda” especial al Centro de Readaptación Social “David Franco Rodríguez”, en el municipio colindante de Charo y conocido como “Mil Cumbres”.

Corona Martínez dijo que las autoridades estatales planean la construcción de un nuevo penal en el municipio de Apatzingán, además de la conclusión de otro en Buenavista, lo que permitiría despresurizar varios de los 15 reclusorios que actualmente existen en el estado.