Justicia-para-Antepacua-luto

CuartoPoder / Antonio García García

El Consejo Supremo Indígena (CSI), que aglutina a más de 30 comunidades purépechas, amagó con boicotear las elecciones del 2018 en las zonas indígenas mazahua, purépecha, náhuatl y otomí en Michoacán.

El CSI en una misiva exigió al gobierno de Silvano Aureoles Conejo detener lo que llamó la “represión y criminalización de los pueblos indígenas”, tras la irrupción policial del miércoles en Arantepacua, municipio de Nahuatzen, donde 4 indígenas murieron.

Este organismo también advirtió que podría expulsar a todos los partidos políticos que actualmente tienen presencia en las comunidades indígenas.

“Emplazamos al gobierno del estado de Michoacán para la resolución de estas demandas, de lo contrario, iniciaremos acciones para no permitir la instalación de casillas electorales en el próximo periodo electoral y expulsaremos a todos los partidos políticos de nuestras comunidades”, reza el comunicado indígena.