Martha Elba Torres Martinez

+ Como si no estuvieran ya tantas bestias sueltas

+ Aquí, las primeras minutas firmadas con el magisterio

 

Por Martha Elba Torres Martínez

De momento, pudo pensar cualquiera que se trataba de otra ocurrencia más para marcar agenda mediática en campañas. Pero no, la emoción que impuso a sus palabras, confirmaba una expresión perfectamente meditada y calculada.

Así ve Andrés Manuel su futuro inmediato y lo ha dicho un montón de veces: Los Pinos o su rancho “La Chingada”. “Pero si se atreven a hacer un fraude electoral –y estas fueron sus palabras-, a ver quién va a amarrar el tigre. ¡El que suelte el tigre, que lo amarre! ¡Ya no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude!”.

Uno.- López Obrador está tan seguro que ya ganó, que lo contrario solo puede ser resultado del fraude.

Dos.- En esta ocasión, el auditorio sí es importante. La convención de banqueros, los que mueven la lana en este país; los créditos, las hipotecas, las deudas de todos nosotros. Si no es Presidente, se pierde en la placidez de su rancho y que la gente, “su gente” reclame como le venga en gana. Como tigres o perros rabiosos.

Qué gacho.

Y no se si los pejecistas realmente se sientan cómodos con que así los vea López Obrador, como esa bestia sanguinaria, feroz y naturalmente irracional o domesticables como un can, con su correa. Imagino que no les molesta. A mi sí, porque estaríamos ante un escenario de primitivismo político y democrático de que a estas alturas, en México se resuelvan las elecciones a putazos –perdón por la palabra-.

Esa es la idea perfectamente calculada que decidió desde ahora, sembrar Andrés Manuel. Tiene muy claro que sus propuestas populistas pueden ser destrozadas en los debates de abril, mayo y junio, pero ya no hay salida: o gana o gana.

Que solo fue un parafraseo de Porfirio Díaz, aquel 31 de mayo de 1911 cuando se embarcaba rumbo a París para no volver jamás. Eso es irrelevante. Una clase de historia, justificó Yeickol Polensky, la presidenta de Morena. Lo importante es lo que dejó tras de si, el dictador.

Que lo malinterpretamos. No. Ahí están los videos ¡bendito Internet! y la emoción en sus palabras. Que decidamos los mexicanos: al Peje en Los Pinos o a sus tigres sueltos…

***

Y es que, de veras, como si no tuviéramos ya suficiente con la bestia sanguinaria de los criminales, para que el Peje nos salga con amenazas. Pero es con la que quiere pactar y perdonar.

Nada menos este miércoles, en varios municipios de Michoacán, se vivió una oleada de bloqueos carreteros y quema de vehículos y negocios, por la detención de un sobrino de “El Mencho” que pese a ser tan joven, ya era de peso en el grupo de “Los Viagras”, aliados del CJNG.

Se trata de “El Jordy” o “El H”, originario de Pizándaro, comunidad de Buenavista Tomatlán. ¿A qué viene esto?

A que precisamente cuatro días antes, o sea el sábado 10 de marzo, el gobernador Silvano Aureoles se chutó una de esas maratónicas giras a Tierra Caliente.

Nada más para qué digan si no necesita de helicóptero para trasladarse: estuvo en Uruapan, en Antúnez y Úspero, en Parácuaro y el primer lugar que visitó fue Pinzándaro. En estos tres pueblos tiene implementada la estrategia “Comunidad Modelo”, que literalmente estaban sometidas por “la maña”.

Pues ahí, se enteró de viva voz de la gente, quién estaba asolando la zona. ¿Y qué pasó? A las 48 horas, o sea el martes 13 fue su día de mala suerte, y lo atraparon junto con “La Yuli”, de 17 años y “Joselo”, de 25 años. El operativo implementado arrojó 15 arrestos más de “Viagras”.

Sí. Son momentos difíciles, de tensión social por la rapidez con que trascienden los hechos por las redes, pero también hay que reconocerlo, la reacción de la autoridad es inmediata. Ya hay detenidos en flagrancia, lo que no sucedía en gobiernos anteriores. Así las cosas, seamos serios, Aureoles está haciendo su trabajo o no?

Y esto viene a cuento, por la sentencia de la Corte que avala las revisiones a personas y vehículos bajo sospecha razonable por investigación criminal o flagrancia.

Me sorprendió que medios como Excélsior, El Financiero y El Universal que se supone, serios, distorsionaran la información para inyectar más miedo a las policías.

Entonces vienen las aclaraciones y correcciones. Así pudimos escuchar y ver en todos los noticieros de Radio Fórmula, a un ministro haciendo las puntualizaciones. Ahí es cuando nos preguntamos hasta dónde los medios contribuyen a la confusión mental y no a la claridad de las ideas y el razonamiento.

Pero estaba con las bestias irracionales. ¿Qué no es suficiente tampoco con el vecino del norte que nada más esta friegue y friegue?

De veras que al presidente estadunidense Donald Trump no le dan para más sus tres neuronas.

Ayer se le ocurrió llamar a México “malcriado” por mandarlo a la tiznada con el muro y no tirarse sobre las rodillas por el TLCAN. Si quiere terminar con el Tratado trilateral, pues de una vez, y deje sus amenazas como Andrés Manuel…

***

Y a propósito de los narcobloqueos de anteayer, otra vez la causalidad de que normalistas/centistas secuestraran camiones repartidores y tomaran la Secretaría de Educación. No. Ya es más que eso. Hay confabulación para dispersar la capacidad de fuerza del estado frente a los actos delictivos. ¿Hasta cuándo, bajo este análisis, debe ya verse el lado más profundo o ominoso de estos grupos de presión?…

***

Y hace unas semanas, Adrián López Solís, hasta ayer quincena, secretario de Gobierno, porque así lo adelantó desde el lunes 12, declaró que las minutas de la CNTE eran solo “una leyenda urbana; todo mundo habla de ellas pero nadie las presenta”.

Pues con todo el dolor de mi corazón yo le presento unas, las más antiguas. De hecho, las primeras que se firmaron entre el gobernador Ausencio Chávez Hernández, a quien le tocó la descentralización educativa, y los líderes sindicales Jesús Lozano Tafolla y ¿quién creen? Raúl Morón Orozco.

Esas minutas, que dice López Solís que no existen y son leyenda urbana, nada más para citar un ejemplo, elevaron en 1993, cinco días el aguinaldo para quedar en 45 días. La correspondiente a 1994, arrancó cinco días más a la SEP y cinco al estado, así esta prestación, de golpe, aumento 10 días. En la de 1995 echaron otro cucharon de cinco días más para quedaron en 60 días.

Desde entonces también se han minutado bonos para despensa, canasta navideña, etc., así como el aumento de 30 a 45 por ciento la prima vacacional y los cinco días de regalo por el “día del maestro”.

Cierto, que Aureoles no les ha firmado ni una a la CNTE; definitivo también que hay secretario de Educación. Alberto Frutis no es una perita en dulce para la Coordinadora, pero romper cadenas de corrupción que por décadas han imperado en esa dependencia, lleva su tiempo. Negar la realidad, no tiene caso…

***